viernes, 10 de abril de 2015

Las llagas del tiempo.

Después de uno de esos momentos en que oso vanidosamente poner el universo entre paréntesis e intentar acorralarlo entre las palmas de mis manos, me he sentido vencido por la sabiduría de los años que pesan y todas las llagas que reúne mi abuela de su paso por la vida. Mi hermano leía “El gen egoísta” y, abrumado, ha corrido a mostrarme todo cuanto le han inspirado las pocas páginas que ha devorado. Yo, entusiasmado, he iluminado mi mirada y ha empezado a encenderse la corriente entre nosotros que nos ha llevado a discutir muy efusivamente sobre el qué, el todo y la nada. El ser, el no ser, el bien y el mal. Mi abuela, con su frente profunda y marcada por la sabiduría de quien ha visto más y ha recorrido más, ha acabado refutando y poniéndonos los pies en la tierra. Su vasto argumento de experiencia (toda una vida, toda una guerra, hambre, la vocación hospitalaria de una enfermera y la vocación materna hacia toda persona) me ha dejado admirado. Y finalmente, callado, no he podido más que darle la razón. Aunque esté equivocada, solo la sabiduría de tantos años basta para acallar todas las exhalaciones de joven que cree aspirar a la cumbre y que no son más que trazos, brochazos gordos que desdibujan ideas tímidas y poco sólidas. La mirada fija de ojos grises de mi abuela me ha erizado los pelos de todo el cuerpo.  

3 comentarios:

  1. Los años no pasan en vano, y aunque las generaciones pasadas han tenido sus errores, algunos de ellos supersticiosos, la experiencia adquirida siempre es valiosa.
    Feliz fin de semana :))

    ResponderEliminar
  2. Sí, tienes toda la razón.
    Gracias, Alejandra, por comentar :))
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Podemos leer, estudiar, escalar la cumbre del éxito y tener la mente llena de idas y venidas, brindis de inteligencia y futuro.
    Pero jamás, por muy inculta que sea la ignorancia, nadie podrá discutir la sabiduría de quien ha sufrido.
    Sólo los que entienden el dolor, pueden comprender la vida.

    ResponderEliminar